NO TODAS PENSAMOS EN TENER HIJOS

claudiasilva-colaboradora

Tengo 33 años de sabrosura, 10 SEMANAS DE CASADA y 2 MESES DE EMBARAZO. Sí, salí embarazada en mi luna de miel, es como si hubiera estado esperando que nos casemos para visitarnos.

Aún con 33 años y vasta experiencia en diferentes aspectos de esta aventura de la vida, la noticia me cayó como si anunciaran que un Tsunami llegará a las costas limeñas y yo con mi flotador de patito en los brazos. Aun habiendo enfrentado dificultades de todo índole, me sentí desarmada, con pánico y no preparada en lo absoluto para este cambio.

No pude identificar ni alegría ni ternura en mi corazón, suena crudo pero es así. Existen mujeres en el Perú que no sueñan con ser mamás y la noticia les altera la vida por completo y no tienen miedo de decirlo.

Recién estando en estos zapatos puedo admirar a las adolescentes que afrontan este peso y siguen con su vida pero ahora con su hijo. No puedo imaginarme en esa situación. Si ahora que tengo 33, estando casada con el hombre que amo sigo aterrada.  Dicen que cuando me patee por primera vez, estaré emocionada. O cuando lo vea apenas nazca  y le dé de lactar, conectaremos.

No sé cuándo pasará pero lo que sí sé es que no me ha servido de nada la opinión de la gente y es que en Lima pareciera que no tuviéramos filtro para decir las cosas o que vivimos tan parcializamos por lo que creemos que somos incapaces de dar un buen consejo.

He escuchado por lo menos treinta veces el típico: “deberías estar agradecida ya que es una bendición”, y sí, ahora entiendo que realmente lo es pero no es lo quieres o necesitas escuchar cuando estás en pánico total; las caras de incomodidad por no estar radiante por la noticia.

He estado rodeada de embarazadas sobándose la panza, mirándome y diciéndome que están pasando por el momento más lindo de ser mujer y yo levantando una ceja  les respondía que no tenían que mentirme sobre este proceso, que ahora que lo estoy pasando sé que no es exactamente la dulce espera como nos tratan de hacer creer.

Sé reconocer comentarios como: “el embarazo te cayó terrible, mírate la cara de zombi”; o sea, cómo le puedes decir a otra mujer que está debatiéndose entre el baño y su silla en la oficina ya que no soporta las nauseas, que encima de  todo, luce terrible. Lo peor es que quien me lo dijo fue otra ya mamá. Felizmente esos comentarios no me quitan la paz. Y los otros comentarios son como si no los escuchara porque la empatía de la gente es casi nula.

Un tip que me ayudó muchísimo es identificar la mamá que quiero ser, busqué entre mis amigas las que se asemejan a esta figura y me tomé unas horas con ellas para conversar y que me den su punto de vista real, no fantasioso ni perfecto de la maternidad. Le di vueltas en la cabeza y me tranquilizó ver que sí es posible lograr ese balance entre mujer y mamá.

También una amiga  que es sanadora me hizo una sesión de alineamiento de chacras que me devolvió el alma al cuerpo, literal! Hace un mes que me sentía poseída por la angustia, la tristeza y había perdido mi alegría, mi modo de ir por la vida. Durante la sesión sentí que expulsaba  muchísima energía y luego cuando me colocaron las piedras, sentí que ingresaba mucha energía tibia. Desde que salí de su depa me sentí mejor, he continuado con unas flores de Bach y el cambio no sólo lo he sentido yo sino todo mi entorno, he vuelto a ser Gala, me centré y estoy en paz con mi mente y mi corazón.

Finalmente luego de 1 mes de angustia, muchos pensamientos, miedos, sensaciones y lágrimas puedo decir que lo he asimilado. No ha sido fácil pero he buscado mi camino mentalmente y espiritualmente. 

Creo que este es el mejor consejo que una puede recibir cuando está en esta etapa. Cada una tiene su tiempo y su camino para salir del shock. Yo me demoré como nunca antes en resolver esta situación. Resalté los puntos que tenía a favor y con las personas con las que puedo contar para apoyarme y por otro lado traté de identificar exactamente cuáles eran los miedos que me atormentaban tanto.

Acá es donde viene la parte interesante y es que llegué a la conclusión que no importa qué tan preparada esté, cuando llegue el instante de ser mamá y convivir con mi hijo, todos los planes van a fallar y tendré que resolver el momento. De nada me sirve pensar 7 meses antes en todos los posibles problemas que podrían aparecer ya que de repente, nunca lleguen a pasar. Así que mi lema ahora más que nunca es resolver mi aquí y ahora, tratar de no faltar al trabajo porque me siento mal por las mañanas, balancear mi alimentación de la mejor manera posible, continuar haciendo ejercicio y seguir haciendo cosas que me alegran. Cuando pase el primer trimestre del terror llegará el momento de hacer natación, leer un poco más sobre cuidados generales y así iré avanzando.

Esta guerra se gana cada día, en cada batalla.  Así que acá estoy erguida y dispuesta a batallar estos 7 meses de embarazo y lo que me queda de vida, estoy dispuesta a ser mamá. ¿Me acompañan?

pd de yul: Post de la nueva colaborado del blog Claudia “Gala” Silva. (Gracias baby x compartir con nosotras el inicio de esta etapa tan complicada para algunas). ¡Te quiero!

7 comments

  1. Claro que te acompañamos! No te voy a decir que ser mamá es fácil, pero te va a llenar de muchas alegrías y satisfacciones. Te quiero mucho, sabrosura!

  2. Ser mamá no es fácil, pero todas vamos aprendiendo en el camino. Cada experiencia es diferente y se siente diferente, meternos a todas en el mismo saco es lo peor que puede pasar… que es maravilloso, es verdad, pero que también sufrimos y tambaleamos, es de lo más normal. Vamos con todo Clau! Te seguiremos y acompañaremos en esta nueva etapa, así como tú hiciste con nosotras y te burlabas jajajaja Besotes!

  3. Amo mi hija, es de lo mejor que me ha pasado. De eso estoy segura. Pero para mi tampoco fue la dulce espera. Nunca fue dulce. Fueron 38 semanas muy difíciles. Mi embarazo fue muy deseado pero muy difícil. Ningún “consejo” me caía bien. Fueron pocas las personas que sentían empatía conmigo y con todo lo que me pasaba. Pero si me dieras a elegir, volvería a pasarlo! Vamos Clau! Te acompaño!

  4. Te acompañaremos todos los que te queremos pochola hermosa! A seguir entregando esa energía que sólo tú tienes y que ahora será parte de ese pedacito de ti que llevas dentro! Con todo pochola..

  5. Felicidades Claudia, que post más bonito. Me ha encantado la manera en que explicas algo con lo que muchas nos sentimos identificadas. Yo soy madre de dos hijas, con 10 años de diferencia y los dos embarazos fueron una sorpresa que me lleno de miedo, terror, angustia, pánico pero que asumí con amor, con valentía, con ilusión.
    Un beso, te super sigo
    Mila
    http://www.styleinlima.net

  6. Claauu! Me encanta leerte y tienes toda la razon. A cada una le llega su momento de asimilar tremenda noticia. Yo estoy un poco mas vieja (34 para 35) y todavia no soy mama. Pero ya me llegara mi turno, si es que llega y ahi te pedire algunos consejillos! Jeje 🙂
    Pero igual los felicito por esta nueva aventura de a tres! Muchos besos

  7. Me encanta clau y tiene mucha razón cada uno tiene derecho a sentirse como se tengaa que sentir, la clave es la solución que te has planteado para sobrellevarlo de la mejor manera, serás una linda mamacita miss, lo serás y te lo deseo de corazón!

Agregue un comentario