POWER WOMAN #3: FIORELLA LAMA

Una luchadora constante, con un corazón bondadoso.

Comunicadora, productora, profesora, consejera, consultora, mujer culta, etc… Una mujer dispuesta a ayudar en todo momento, con una sonrisa en la cara y mucha energía positiva que contagia.

¿Qué te hace feliz?

Cuando siento que genero un cambio en alguien, sea con algo que enseño, cuento o hago. Sentir que le sumó a alguien, así sea pequeña la acción o gesto, me hace sentir ubicada y encontrarle sentido todo.


  • En 5 o más palabras ¿como te describirías?

– Sarcástica, empeñosa, perfeccionista e intensa.


  • ¿Qué características personales consideras que te hacen única?

Mi manera independiente y desprendida de ser. Mi sentido del individualismo. Mi manera de avanzar y no rendirme. Mi forma atípica de ser y expresarme. Mis ganas de seguir sonriendo y generando sonrisas a pesar que a veces no se tengan tantos motivos aparentes para hacerlo.


  • ¿Qué frase te motiva/inspira para el día a día?
    Una que mi mamá me repite desde la adolescencia. Ella se adelantó a su época y ya lo decía todo en “siglas” o “acrónimos”. Repetía: “hay que tener A M P” (actitud mental positiva). Siempre ella tan romántica y apasionada con todo y para todo.

  • ¿Cuál es la lección más valiosa/importante que has aprendido en la vida?

Una que curiosamente también me dio mi mama: cuando tenía 11 años aproximadamente, una chica en el equipo de Basket (si… Jugaba Basket jajaja) me puso “chata”… Ahora ese apelativo me distingue, pero en esa edad, la primera vez que lo escuche, me generó un vacío. Me deprimió y me hizo darme cuenta que efectivamente era diferente, era pequeña ( a veces uno de chica no tiene perspectiva morfológica de uno mismo hasta que aparece alguien y te lo dice y a veces no tan bonito)… Recuerdo que regrese a casa y estuve muy callada. Al día siguiente mi mamá me llevaba por la Benavides caminado hacia el colegio para entrenar. Le dije que no quería ir y que ya no iría más. Me preguntó por qué y le conté. Ella paró de golpe (eso me asustó recuerdo) me cogió de los codos inclinándose hacia mí y me dijo “Fiorella…si…eres diferente, pero todos los somos, así que tienes dos caminos y vas a decidir ahora: el primero es sentirte mal por ser diferente y dejar de hacer lo que te gusta solo porque a otros les parezca que no encajes, la segunda es aceptar que lo eres y sentirte orgullosa y ser feliz con todo lo que haces…. Entonces decidí jugar Basket a pesar que mi tamaño o “estereotipo” no era el ideal, acepte mi apodo y lo tomé como distintivo no como solo un calificativo. Decidí tomar el segundo camino y hasta ahora sigo andando en el.


  • ¿Qué testimonio te gustaría compartir con las mujeres peruanas?

No sé si un testimonio pero si una apreciación de lo que veo diariamente. En mis aulas me encuentro con alumnos totalmente diferentes, tanto en estratos sociales como económicos. Diferentes en costumbres y en gustos. Al principio me parecía un reto muy grande homogeneizar el trato cuando en realidad todos eran totalmente heterogéneos entre sí. Luego, con el tiempo y las experiencias fui aprendiendo a ver mis aulas como una representación pequeña del mundo en el que estamos. Todos diferentes, todos con gustos y objetivos distintos y es ahí donde caí en cuenta de las cosas. Tanto mis aulas, como el mundo, no necesita solo de personas que los guíen y les den lecciones o les digan qué hacer, las personas en mis aulas y en el mundo, necesitan ser escuchadas, necesitan que los profesores o quienes “gobiernen” o quienes manden en casa, callen un momento, se sienten y escuchen abiertamente lo que ellos necesitan expresar, lo que necesitan pedir o simplemente contar. En ese momento entendí que las clases no son las de antes, porque la educación y el ser humano no lo es tampoco. Entonces las convertí en una conversación Fluida y totalmente horizontal. Elegí que mi pilar sería la empatía y en ese momento todo fluyó. 

¿Por qué digo esto? Porque justamente en otros ámbitos de la vida aún  seguimos actuando desfasada mente. Creemos que el imponernos resolverá cualquier problema o que incluso levantar la voz en casa hará que nos escuchen mejor, que mandar o ser autoritario hará que nos respeten, cuando en realidad a veces solo necesitamos callar y escuchar.


  • ¿Quién es tu power woman?

Evidentemente, mi mamá.

2 comments

  1. Felicitaciones fiorella;eres el orgullo de tus padres; un abrazo muy fuerte ;sigue asi y nunca cambies tu forma de pensar.

  2. Grande Chata

Agregue un comentario